Los lápices siguen escribiendo.

 


lapices


El 16 de septiembre de 1976 fueron secuestrados por el Ejército diez estudiantes secundarios de la ciudad de La Plata. Luchaban por el boleto estudiantil gratuito y se enfrentaron a la dictadura.


Por Sofía Martínez Naya, estudiante secundaria de La Plata y Matías Orellana, de la Escuela Técnica Albert Thomas.

FuenteAcá.

«Francisco López Muntaner, María Claudia Falcone, Claudio de Acha, Horacio Ángel Ungaro, Daniel Alberto Racero, María Clara Ciocchini, Pablo Díaz, Patricia Miranda, Gustavo Calotti y Emilce Moler fueron llevados a distintos centros de tortura como el Pozo de Arana (La Plata), el Pozo de Banfield, el Pozo de Quilmes y distintas comisarías de La Plata. Miguel Etchecolatz, mano derecha de Camps, coordinaba el comando de tareas que torturaba en los centros clandestinos donde estuvieron detenidos».

El 16 de septiembre se conmemoran 40 años de la “Noche de los lápices”, en la que estudiantes secundarios de la ciudad de La Plata fueron secuestrados por el Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejército y por la policía de la provincia de Buenos Aires, dirigida en ese entonces por el general Ramón Camps.

Tenían 16, 17 y 18 años y militaban en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), organización estudiantil de filiación peronista. Popularmente, se conoce que los jóvenes fueron desaparecidos porque estaban al frente de la lucha por el boleto estudiantil. Pero sus ideales y objetivos iban mucho más lejos.

Corría el fin de la década de los 60 y el mundo estaba convulsionado. El Mayo Francés del año 68 unió a obreros y estudiantes, la Guerra de Vietnam y el movimiento contra la guerra en EEUU, la Revolución cubana y el Cordobazo en Argentina fueron el contexto en el que millones de jóvenes y trabajadores en el mundo veían la perspectiva de terminar con la opresión y explotación del sistema capitalista.

El golpe de estado de 1976 en Argentina, fue parte del llamado “Plan Cóndor” que contó con la colaboración de EEUU. Coordinaron las dictaduras cívico-militares en toda Latinoamérica con el objetivo de erradicar de la cabeza de miles, las ideas del socialismo y eliminar físicamente a lo mejor de la vanguardia obrera y estudiantil.

 noche-de-los-lapices

“Luchar, luchar, por el boleto popular”.

En agosto del año 75 el gobierno de Isabel Perón se encontraba debilitado por la irrupción de miles de trabajadores que fueron protagonistas de las jornadas de huelga general de los meses de junio y julio. Un primer triunfo fue la retirada del “brujo” López Rega y el ministro Celestino Rodrigo.

También renunció Omar Ivannissevich, quien prohibía hacer política (lo llamaba “proselitismo”) en las instituciones educativas. Fue ministro de educación e impulsor de la intervención y persecución a estudiantes en colegios y universidades generando una ofensiva de las bandas paramilitares de la Triple AAA sobre estudiantes y docentes.

Luego de su renuncia, es designado Pedro Arrighi, quien había sido interventor en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y tenía relación con sectores de las fuerzas armadas, como varios de los ministros que comenzarán a asumir en esos momentos previos al golpe del 76.

En La Plata, los estudiantes que ya conocían su prontuario a partir de la intervención del gremio docente ATULP y la elaboración de archivos secretos acerca de los “agitadores profesionales” (militantes estudiantiles), salieron a exigir su renuncia y la derogación de la ley universitaria que prohibía la actividad política en los lugares de estudio. En este marco, desde la Coordinadora de estudiantes secundarios (CES) donde tenía peso la UES, lanzan la pelea por el Boleto Educativo Secundario.

El 5 de septiembre, luego de una asamblea que contó con más de 300 delegados de colegios de La Plata, más de 3.000 estudiantes organizados en la CES marcharon hacia la casa de gobierno de la Provincia de Buenos Aires. La manifestación terminó cuando la infantería lanzó bombas de gas lacrimógeno a los estudiantes que marchaban al grito de “luchar, luchar, por el boleto popular”.

El 13 de septiembre de 1975, el decreto 4.193 acerca del boleto estudiantil secundario, fue aprobado en el Concejo Deliberante de La Plata, transformándose en una conquista para los estudiantes platenses que se enfrentaron a Arrighi.

La Noche de los Lápices.

Luego del golpe de Estado, en marzo del 76, la CES convocó a los estudiantes a organizar la resistencia. Se reunían clandestinamente y planificaban estrategias para seguir en contacto. Pero la posibilidad de reagruparse era difícil en esas condiciones.

Se ubicaron policías en los techos del colegio “La Legión”, del Normal N° 3 y del Liceo Víctor Mercante. El Colegio Nacional y el Bellas Artes estaban rodeado de patrulleros y pedían documentos. Los Centros de Estudiantes funcionaban clandestinamente y las reuniones se hacían en los bares, parques, plazas o en las casas de los militantes.

En agosto de 1976 el gobierno suspendió el decreto del Boleto Educativo Secundario. Un mes después, el 16 de septiembre, el gobierno militar secuestra a 10 estudiantes en lo que será conocido como “La noche de los lápices”.

Francisco López Muntaner, María Claudia Falcone, Claudio de Acha, Horacio Ángel Ungaro, Daniel Alberto Racero, María Clara Ciocchini, Pablo Díaz, Patricia Miranda, Gustavo Calotti y Emilce Moler fueron llevados a distintos centros de tortura como el Pozo de Arana (La Plata), el Pozo de Banfield, el Pozo de Quilmes y distintas comisarías de La Plata. Miguel Etchecolatz, mano derecha de Camps, coordinaba el comando de tareas que torturaba en los centros clandestinos donde estuvieron detenidos.

Una generación militante.

Emilce, Patricia, Pablo y Gustavo fueron los únicos sobrevivientes; Pablo Díaz dio testimonio en el Juicio a las Juntas. La mayoría de los ex detenidos que sobrevivieron, dan cuenta de su secuestro y en la mayoría de los casos su desaparición.

No fue solo por aquella pelea, por el boleto educativo. El gobierno militar genocida, al servicio de los empresarios y el imperialismo yanqui tuvo como objetivo frenar el ensayo revolucionario que se había abierto con el Cordobázo, en el año 69. Para eso tuvo que exterminar toda una generación de obreros y estudiantes que se enfrentaban a sus políticas y luchaban por una transformación revolucionaria de la sociedad capitalista.

María Claudia, Francisco, María Clara, Claudio, Horacio y Daniel, fueron parte de esa generación que deseaba tomar el cielo por asalto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s