[Internacional] · Murió Shimon Peres, asesino del pueblo palestino y constructor del estado fascista de Israel.


shimon_perez


29/09/2016 · Por Claudio Colombo.


 

El 29 de setiembre murió a los 93 años el ex presidente israelí y premio Nobel de la Paz, Shimon Peres, último sobreviviente de la generación de los fundadores del Estado de Israel, cuyo servicio de inteligencia, junto al de Estados Unidos, se encargó de secuestrar al dirigente kurdo Abdullah Ocalan, entregándoselo al régimen turco, que lo mantiene preso desde hace más de 17 años en la isla cárcel de Imrali.

Peres fue uno de los principales participantes en los acuerdos de Oslo firmados con los palestinos en 1993, razón por la cual le otorgaron el premio Nobel de la Paz en 1994 junto con otro alto funcionario israelí, Yitzhak Rabin, y el fundador de la OLP palestina, Yaser Arafat.

En Oslo, Peres se encargó de garantizar la rendición política de quien fuera el máximo dirigente del pueblo palestino, Yasser Arafat, que se comprometió a abandonar la vieja consigna alrededor de la cual había fundado la Organización para la Liberación Palestina -la destrucción del Estado de Israel- y la estrategia de construir otro estado, de carácter “Laico, Democrático y No Racista”.

Arafat hizo esto a cambio de gobernar un territorio mínimo, ubicado en la Franja de Gaza y Cisjordania, dependiendo económica y políticamente del estado sionista, ya que Israel nunca permitió el desarrollo autónomo de estos territorios, hostigándolos y bloqueándolos permanente y sistemáticamente.

No es casualidad que Shimon Peres se haya ocupado de concretar este pacto siniestro, ya que siempre fue un enemigo del pueblo palestino. ¡Cómo no serlo, si formó parte de la banda sionista que se ocupó de masacrar a los habitantes originarios de Palestina, para imponer un estado fascista y guerrerista!

Peres, nacido en 1923 en el pueblo de Wiszniewo, ubicado en ese entonces en Polonia, actual Bielorrusia, emigró junto a sus padres el año 1934 a territorio palestino -bajo mandato británico- integrándose a la organización paramilitar judía Haganá en 1947, de cuyo seno nació la organización Irgun, que se ocupaba de adquirir y aprovisionar armas.

Con la experiencia adquirida en el tema de armas y como director general del ministerio de asuntos militares se convirtió en uno de los artífices y arquitecto del programa nuclear israelí y el desarrollo de las fuerzas armadas, consolidando el poder del estado sionista, que se construyó como un enclave yanqui al servicio de amedrentar y reprimir la rebeldía de las masas árabes y palestinas  de Medio Oriente.

Sionismo y fascismo, dos caras de la misma moneda

Los judíos no son una raza, sino descendientes de un “pueblo clase” que fue creciendo y desarrollándose en sociedades previas al capitalismo alrededor de actividades comerciales, como los fenicios y los lombardos. La religión les dio una gran cohesión social.

Con la llegada del capitalismo los sectores más poderosos -como Rothschild o Hirsh- se acomodaron rápidamente dentro de la burguesía imperialista, mientras que los sectores más plebeyos se incorporaron al proletariado y la pequeña burguesía baja europea y de otros países.

Allí comenzó una pelea por el liderazgo de los sectores populares entre la izquierda revolucionaria -que les ofrecía una perspectiva socialista- y el sionismo que les proponía “huir del peligro subversivo” y las masacres perpetradas por los antisemitas, emigrando a las tierras bíblicas.

Según el sionismo constituían un “pueblo sin territorio” que debía marchar hacia un “territorio sin pueblo”. Inglaterra se hizo cargo ofreciéndoles la colonización de Palestina, a través de la declaración del ministro de relaciones exteriores Balfour en 1917.

Cuando finalizó la Primera Guerra los imperialistas se repartieron las posesiones de los derrotados –alemanes, austríacos y turcos- dejando a Palestina en manos de Inglaterra, que promovió la emigración de colonos judíos para usarlos como fuerza de choque, empleados y gerentes de sus empresas.

Los sionistas, con personajes como Shimon Peres a la cabeza, organizaron las bandas fascistas Haganá, Stern e Irgun y la central obrera racista Histadrut para combatir a los palestinos, derrotándolos luego de la huelga general de 1936 -que duró seis meses- y un largo proceso de luchas que culminó en 1939.

Cuando finalizó la Segunda Guerra y EE.UU. se transformó en dueño del mundo los sionistas se aliaron con los yanquis y estos -junto a los rusos- les garantizaron la partición de Palestina el 14 de mayo de 1948. Los árabes denominan al 15 de mayo como Nakba o “catástrofe”.

Limpieza étnica y fascismo

Con la Nakba se profundizó la expulsión de los palestinos, que en 1949 eran más de un millón viviendo en campos de refugiados de los países árabes. Para consumar esta política, denominada de “transferencia”, las bandas judías asesinaron a miles.

Además usaron dos leyes, la de “propiedades de las personas ausentes” y la del “retorno”. Con la primera confiscaron los bienes de los que huían debido a las persecuciones y con la otra hicieron “retornar” a miles de judíos que nunca vivieron en Palestina para hacerse cargo de las posesiones de los “ausentes”.

Esta política es como la que proponía uno de los ideólogos del colonialismo británico -Cecil Rhodes- quien decía que la “mejor manera de solucionar los problemas de los pobres era llevándolos a África para explotar a los nativos y ocupar sus tierras”.

La OLP y los acuerdos de Oslo

Luego de la derrota de 1939 el pueblo palestino continuó resistiendo y en 1964 puso en pie la Organización para la Liberación de Palestina, una coalición de movimientos considerada por la Liga Árabe como la “representante legítima del pueblo palestino”.

Su programa planteaba la destrucción del Estado de Israel con la “lucha armada”, el retorno de los refugiados y la autodeterminación de los palestinos, adoptando después la idea de fundar un estado propio laico, democrático y no racista en territorios que van desde el Río Jordán hasta el Mar Mediterráneo.

En 1993 su líder Yasser Arafat traicionó este programa aceptando al estado sionista a cambio de que este reconociera a su organización; iniciando así los Acuerdos de Oslo que terminaron beneficiando a Israel, que se quedó a cargo de los asuntos exteriores, la defensa nacional, las fronteras y la seguridad de Cisjordania y la Franja de Gaza.

En Oslo se consensuó la creación de un autogobierno -la Autoridad Nacional Palestina- transfiriéndole algunos poderes y controles sobre Cisjordania y Gaza, como la educación, cultura, salud, bienestar social y el turismo.

La traición de Arafat y el proceso de corrupción de la OLP manejando la Autoridad Palestina, facilitaron el avance de los grupos islamitas como Hamas, que ganó las elecciones en la Franja de Gaza.

Intifadas y nueva derrota del ejército israelí

La primera Intifada fue el levantamiento de 1987 en Franja de Gaza y Cisjordania que empujó a los dirigentes de la OLP a negociar los acuerdos de Oslo. La segunda, que comenzó en 2000 fue un largo proceso que culminó con la derrota del ejército sionista en 2006 en Líbano, por parte de Hesbollah.

Ocho años después el heroísmo del pueblo de la Franja de Gaza desató un nuevo levantamiento en Cisjordania, que conmocionó a millones de personas de todo el mundo que ganaron las calles para repudiar a los sionistas en las principales capitales del mundo.

La retirada del ejército israelí, que según los propios analistas judíos significa una “derrota” porque no pudieron conseguir sus principales objetivos -acabar con las milicias y amedrentar a los palestinos- se logró gracias a una combinación explosiva entre la resistencia armada de los gazatíes y las poderosas movilizaciones mundiales.

La derrota del ejército sionista, en el marco de la denominada “Primavera Árabe”, empujó a los pueblos oprimidos de Medio Oriente a dar un salto de calidad en su lucha contra los gobiernos opresores, principalmente a los kurdos, que organizados en milicias populares conquistaron el territorio del Norte de Siria, o Rojava, construyendo sus comunas, organizadas y dirigidas por asambleas populares.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s