[Opinión/Colombia] · !La paz no se construye con votos, se hace resistiendo desde abajo!


pazcolombia

Hace unos días publicamos un escrito de Acción Libertaria Estudiantil de Colombia sobre el proceso del plebiscito por el pacto entre el gobierno y las FARC-EP. Ahora, publicamos otra opinión desde la garganta anarquista.

Fuente: acá.


Lanzamos un profundo, insumiso y rebelde NO al plebiscito, no solo a sus detestables resultados, sino a su procedimiento y estrategia. Lo reconocemos como un mecanismo para usurpar la reflexión y la decisión de las comunidades de abajo, lo reconocemos como un mecanismo de plataforma política para las distintas fuerzas partidarias, politiqueras y jerárquicas de la derecha, pero también de la izquierda. Como un nuevo intento de interferir y manipular los procesos sociales de abajo, desde las dirigencias de las grandes estructuras políticas que siempre se acercan a los procesos populares para captar su capital político, para luego desaparecer, sin llevar adelante ningún proceso o compromiso con las comunidades.

La manipulación y la estrategia de dominación inherente al plebiscito se hacen evidente en tan tristes resultados. En el Catatumbo, en el Chocó, en el Cauca, en Urabá y Magdalena Medio ganó el Si…..En todas las regiones rurales en las cuales las comunidades han tenido que vivir el terror, las pérdidas humanas y la opresión de esta guerra la gente dijo SI….. En la ciudades, donde la mirada irreflexiva y la seguridad que da estar lejos del conflicto armado han hecho a las clases medias indolentes y fácilmente manipularles por las medios de comunicación hegemónicos, ganó el No.

¡Qué fácil es pedir la guerra desde la seguridad cobarde de las ciudades!, ¡Qué fácil es hablar tanta y tanta mierda sobre la paz!, cuando solo se está dispuesto a votar, cuando otros y otras son los que asumen las consecuencias directas de esta guerra, los que siempre han tenido que asumir esta guerra: indígenas, afros, campesinos y las muchachadas de los barrios populares.

La decisión sobre la vida y la muerte en las zonas rurales no puede quedar en manos de la indolencia y brutal inconsciencia de las clases medias urbanas. Ese es el gran absurdo de un plebiscito, entrar en el juego en el cual las decisiones sobre la vida y la muerte de las comunidades les es negada, sustituida por maquinarias partidistas, electorales y mediáticas.

Aceptar cualquier tipo de mecanismo liberal de decisión es entrar en el juego de poder de los opresores. La paz no se construye con un voto, la paz no es un regalo de los de arriba, la paz se construye poco a poco, en las luchas y formas de organización de los de abajo, transformando este país, ejerciendo la autonomía y el poder desde las comunidades, tal y como lo hizo la Comunidad de Paz de San José de Apartadó desde los años 90, tal y como lo hizo la comunidad indígena Nasa cuando expulsó a las bases militares del cerro del Berlín en julio del 2012. ¡No más militarismo ni dominación militar de los territorios!, ¡todos a construir la paz en resistencia, desde los territorios y con las comunidades!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s